18 - Jan -2020 - 12:53
FacebookTwiter Fuente Plaza de Mayo
Política

BULLRICH, CARRIÓ Y LA VIOLENCIA SIMBÓLICA



María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


El "dominadxr" ejerce la violencia de forma indirecta, lxs "dominadxs"que no evidencian o son inconscientes se transforman en cómplices de la dominación a la que están sometidxs. Eso es la violencia simbólica.

Esta mañana, dos fuentes de Plaza de Mayo amanecieron con los chorros de agua color rojo. Simulando sangre, la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y su compañera de espacio político, Elisa Carrió, fueron las mentoras de la puesta en escena que "simula" homenajear al fiscal Natalio Alberto Nisman a cinco años de su muerte.

Una estrategia simbólica construida socialmente dentro de un esquema asimétrico de poder que "derrama" sangre justo en el epicentro del dolor histórico social. No es causal que sea Plaza de Mayo. Ni las Madres, ni las Abuelas se animaron a tanto teniendo tanto por sangrar.

Las relaciones de poder, convirtiéndose en evidentes e incuestionables, incluso para lxs "sometidxs". La determinación de "un homicidio" sobrevuela y el tinte rojo supera expedientes, jueces, fiscales, peritos. La decisión está tomada por Bullrich y Carrió, a Nisman "lo mataron".

Pero lxs "subordinadxs" no están pasivxs, de ser así no funcionaria y buscan desesperadamente una forma de responder, en lo individual, en lo colectivo, entonces, el odio les fluye como agua en la fuente y Nisman es el circuito cerrado que centrifuga su propia muerte para dispararla contra otros espacios políticos-colectivos.

La violencia siempre se ha apoderado de los cuerpos. Bien lo lo supo "EVA" que tras su muerte vivió, paradógicamente, para ser golpeada, ultrajada, insultada por los perpetradores de la infamia, el odio, la desidia. Lo supo Perón con sus manos mutiladas. Lo supieron lxs 30.000 desaparecidxs con sus cuerpos torturados, violados, masacrados. Lo supo Néstor Carlos Kirchner, de quien tomaron su cuerpo hasta para declararlo asesinado o ausente de su lecho final. Lo sabe Cristina, perseguida, injuriada.

Bullrich y Carrió amortiguan lo invisible y ejercen impacto sobre la identidad y los recursos de lxs "dominadxs", son activas en la depreciación identitaria de los grupos sociales. Activan un "orden social" que funciona como una inmensa máquina simbólica sustentada por divisiones y convierten en natural a un "otrx", que debe ser destruidx. A un otrx que es "mi enemigx". Trabajan a diario por y para la lógica de un "homicidio" que les es benefactor de otros intereses. Para un homicidio que no remite pruebas en la justicia ni en los ámbitos periciales. Para un homicidio del que ellas hoy, son poseedoras de la sangre del cadáver, cual homicida, a más no ser en lo simbólico.


Fuente Plaza de Mayo