21 - Nov -2019 - 3:38
FacebookTwiter Macri-Stanley
Política

MACRI Y STANLEY, EL DÚO ANTIDERECHOS


El gobierno vetó el protocolo para abortos no punibles.


María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


Con el respaldo y la decisión del presidente Mauricio Macri, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, desautorizó la actualización del Protocolo para abortos no punibles. La misma había sido firmada por el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein y publicada ayer en el Boletín Oficial.

El protocolo detallaba que para acceder a la interrupción legal del embarazo , alcanza con pedirla, brindar el consentimiento informado y firmar una declaración jurada en la cual la persona que quiere abortar afirme que su caso está contemplado por las causales que prevé la ley. Por otra parte, el pedido no puede ser rechazado por ningún centro de salud, ya sea privado o público, ya que la objeción de conciencia "es individual y nunca puede ser institucional". Tampoco puede ser judicializada, ni obstaculizada con el añadido de requisitos ajenos a los dispuestos por el Protocolo de la Secretaría de Salud de la Nación.

En otros de sus puntos detalla que "abortar, cuando la gestación es producto de una violación o pone en riesgo la salud o la vida de la persona gestante, es una decisión personal. Y la decisión de la persona es incuestionable y no debe ser sometida por parte de las/os profesionales de salud a juicios de valor derivados de sus consideraciones personales o religiosas". Así lo establece el "Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo" en su actualización 2019, y reconoce como antecedente el Protocolo de 2015, que, a su vez, tomó como base las dos ediciones de la "Guía Técnica para la Atención Integral de Abortos No Punibles" de 2007 y 2010".

La publicación oficial puso de punta a Macri y a Stanley y hoy darán un paso atrás. "Se cortó solo", se escuchó por los pasillos de la Rosada en relación al Secretario de Salud. Mientras tanto, Rubinstein resaltaba que la actualización del protocolo es un gran paso en la consolidación de los derechos y en la protección de la salud pública.

Pero Macri, el "feministo menos pensado", "titulo" que, en su momento Fabiana Túñez, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, le otorgó; se dio la mano con la ministra Stanley "celeste" y dejarán sin efecto la medida argumentando que el secretario de Salud no cumplió con los requisitos mínimos para avanzar.

Pero al revuelo interno en la Rosada, no faltó Pinedo, presidente provisional del Senado que no escatimó en opinar: "Me parece lamentable y claramente inconstitucional la resolución del secretario de Salud ampliando de manera irresponsable las causales de aborto no punible y limitando la objeción de conciencia médica", recalcó haciendo honor de honores a su apellido conservador.

Por su parte la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito emitió un comunicado en el que señaló: "repudiamos esta decisión presidencial por arbitraria, ilegítima y vergonzosa. El gobierno nacional, burlándose del movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans, en una actitud bochornosa decide retroceder en su decisión".