09 - Oct -2019 - 16:04
FacebookTwiter Guillermo Andino
Género

CALLATE Y PUJÁ PORQUE NOSOTROS LO DECIDIMOS


Repudiable. El periodista Guillermo Andino ejerció violencia obstétrica conjuntamente con un profesional de la salud.


María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


De ante mano, REPUDIABLE. El periodista Guillermo Andino ejerció violencia obstétrica con su cónyugue, Carolina Prats.

El mismo Andino fue quien relato, durante una emisión de un programa radial en Metro, que cuando Prats estaba embarazada, él arregló con el médico para adelantar el parto, con el fin de que su primera hija naciera la fecha del aniversario del gol de Juan Carlos "Chango" Cárdenas en la copa Intercontinental para Racing. Y también, para que el doctor puediera asistir a un partido de golf.

"Mi hija nació el 4 de noviembre, tenía fecha para el 6. Yo arreglé con el obstetra para ver si podíamos adelantar el parto para que fuera el 4. Él no entendía nada de fútbol pero como tenía un torneo de golf el lunes 6, me dijo que no había problema", reveló con total "naturalidad" ejercitando su misoginia.

Durante el relato, las risas de Andino, remarcaron la actitud de quien toma el "cuerpo de las mujeres" como propio, como un envase que puede llevarse o traerse, sobre el que puede determinarse y violentarse. "Lo que pasa es que Caro con el adelanto inducido tuvo un trabajo de parto de 10 horas y yo dije "uy mamita si metí la pata me mata". Estoy re al limite pero bueno, lo junté al Chango y a Sofi. Finalmente nació Sofi el 4 de noviembre, el día del gol del Chango en Montevideo pero recién le conté a Caro 8 años después", puntualizó el periodista como si fuera un hecho absolutamente natural.

La violencia obstétrica es una forma de violencia de género, implica la vulneración de los derechos fundamentales de las mujeres.

En Argentina, la reforma Constitucional de 1994 incorporó diferentes instrumentos legales internacionales sobre Derechos Humanos, entre ellos, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (CEDAW). La CEDAW en su artículo Nº12 sostiene que "los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera de la atención médica a fin de asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, el acceso a servicios de atención médica, inclusive los que se refieren a la planificación de la familia".

Y continúa: "garantizarán a la mujer servicios apropiados en relación con el embarazo, el parto y el período posterior al parto, proporcionando servicios gratuitos cuando fuere necesario y le asegurarán una nutrición adecuada durante el embarazo y la lactancia".

Por otro lado, la Ley nacional 26.485 del año 2009, titulada "Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales", expresa en su artículo 4, qué se entiende por violencia: "toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes. Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón".

Cabe resaltar que la ley antes mencionada, también, define que los distintos tipos y modalidad de violencia de género pueden entrecruzarse. Es por eso que la violencia obstétrica puede ser interpretada a su vez como violencia física, psicológica, sexual, económica y simbólica.

La complicidad de Andino y el obstetra tomaron el cuerpo de Prats como objeto, lo manipularon como "propiedad exclusiva", anularon la percepción, los derechos y ejercieron VIOLENCIA. "Callate y pujá porque nosotros lo decidimos".