16 - Sep -2019 - 15:22
FacebookTwiter Macri en Salta
Política

ARZOBISPO CARGNELLO: HAS HABLADO DE POBREZA, LLÉVATE EL ROSTRO DE LA POBREZA



María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


Salta la linda, no estuvo tan linda para el presidente Mauricio Macri este último fin de semana. Con el fin de participar en la misa por la Procesión del Milagro las cosas no arrancaron bien para el mandatario.

Antes de su llegada el párroco Raúl Méndez consideró "inoportuna" la asistencia del Jefe de Estado a la misa y hasta sugirió que debía suspenderla.

Macri, acompañado por el senador Esteban Bullrich, el secretario de Culto, Alfredo Abriani y su esposa Juliana Awada; desembarcó en la provincia salteña para ser parte del evento.

Por su parte, el gobernador y candidato a vicepresidente de Consenso Federal, Juan Manuel Urtubey, había anticipado que a pesar de su buena relación con el presidente, "no le daban los tiempos" para reunirse tras la misa.

A las 10 de la mañana, con la última misa en el cierre del Triduo, como se conoce a los tres días de oraciones en la Catedral de Salta, en honor al Señor y la Virgen del Milagro, llegaría el último disgusto presidencial.

Al comenzar la misa, el arzobispo local Mario Cargnello se refirió a los sectores más vulnerables, a los que calificó como "maestros" y le habló directamente al jefe de Estado. "Cuando usted empezó (su Gobierno) dijo que iba a luchar por la pobreza cero. ¿Qué le puede decir a Salta ahora?", sentenció.

"Salta le da rostros a la pobreza. Desde hace unos años se nos ha regalado un fenómeno de los peregrinos que cada vez son más. Ayer veía a los mineros, son gente humilde, que trabaja en situaciones de inclemencia para darle riqueza a la república. Los pobres no son una molestia, sino que son una oportunidad para que el país crezca. Por eso Mauricio, has hablado de la pobreza, llévate el rostro de la pobreza. Son dignos, son argentinos, son respetuosos y merecen que nos pongamos de rodillas ante ellos", remarcó Cargnello ante el rostro del presidente.

La Fiesta del Milagro tiene una historia de 327 años y es una de las mayores manifestaciones de fe de América Latina. Miles de peregrinos llegaron a la ciudad de Salta después de hasta 13 días de caminatas desde la Puna.