29 - Aug -2019 - 12:38
FacebookTwiter Macri, todos culpables menos yo
Política

TODOS CULPABLES MENOS YO



María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


No es novedad que el presidente Mauricio Macri tira la pelota siempre afuera.

Solo los sociópatas no experimentan sentimientos de culpa o la ponen en el otro u otra.

La estrategia macrista prende en una sociedad, que en su mayoría, adhiere a las creencias católicas y se filtra en lo tácito "el pecado original" arraigado en la "doctrina" de la culpa, "la mancha del pecado". No importa lo que hagas, no sabrás si lo hiciste bien o mal sino hasta que te mueras y vayas al Cielo o al Infierno para la eternidad. La incertidumbre y la baja de defensa social sobrevuela los discursos del presidente Mauricio Macri una y otra vez.

El dios católico es una entidad omnipotente y omnipresente que te vigila hasta en los momentos más íntimos y Macri te lo recuerda todo el tiempo, se lo recuerda a los trabajadores, a las pymes, al jubiladxs, a lxs docentes, a lxs científicxs, a los que no tienen trabajo, a los que tienen trabajo, a los que se calefaccionan, a los que no, a los que veranean, a los más vulnerables, a la oposición. La paranoia de la vigilancia perpetua hecha raíces y genera incertidumbre, propicia el sentimiento de culpa de un "querer estar mejor". Macri se convierte en el censor de las conductas y todo lo malo que sucede es por culpa de otros, de otras. Macri abre las puertas de una "guerra" preventiva, lo que justifica la destrucción sistemática del estado de derecho.