12 - Aug -2019 - 19:10
FacebookTwiter Conferencia de prensa de Macri tras la derrota
Política

ENTRE LA SOBERBIA, EL ODIO Y EL MIEDO


La conferencia de prensa del presidente Macri generó indignación en múltiples sectores.


María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


No es nueva en Macri la soberbia. Tampoco el odio, que muchas veces dejo entrever en sus discursos. Y no es la primera vez que juega con las emociones de la población metiendo miedo, desesperanza e incertidumbre.

Tras la contundente derrota en las elecciones PASO, que se llevaron acabo ayer domingo en todo el territorio nacional, en horas de la tarde de hoy, el presidente brindó una conferencia de prensa acompañado por Miguel Ángel Pichetto, su compañero de fórmula y candidato a vice presidente.

La pelota siempre afuera. Una vez más, Macri, tiro culpas por la reacción de los mercados tras el paso electoral. Esta vez le tocó a lxs votantes y, como de costumbre, al kirchnerismo.

"El kirchnerismo no tiene credibilidad ni acá ni en el mundo, para que la gente quiera venir a invertir deben hacer una autocrítica", expresó Macri, mientras que en referencia a la caída de las acciones de las empresas argentinas agregó: "por lo que hicieron antes pasa lo que pasa hoy.. Y hoy estamos más pobres que antes de las PASO".

"No me puedo hacer cargo de lo que pasó esta mañana. Hoy el mercado dijo: en esta propuesta no confiamos". Confesó el presidente lo que siempre llevó a cabo, no hacerse cargo de nada en sus casi cuatro años de gobierno.

"Hoy se fueron muchos inversores que habían venido el viernes para generar trabajo, espero que este proceso electoral no castigue más a los argentinos", arremetió culpabilizando a lxs votantes, metiendo temor y como si fuera poco mintiendo. Nunca llegaron inversores en el periodo de gobierno macrista.

El Presidente, ante la contundente derrota electoral, no realizó anuncios y tampoco hizo una autocrítica de su gestión. Aprovechó la conferencia de prensa para tirar nafta en la grieta, desligarse de responsabilidades y escupir su odio hacia los votantes que no apoyaron su boleta. Las repercusiones en las redes sociales estallaron y fueron generalizadas, desde políticos hasta la ciudadanía en general, inclusive de quienes apoyan su gestión.

El presidente está fuera de la realidad y deja, sin dudas, su alto nivel de perversión discursiva.