27 - May -2017 - 20:38
FacebookTwiter 25 de Mayo
Cultura

¿ERROR EN LA FECHA O MENSAJE SUBLIMINAL SOBRE LO HISTÓRICO?


Bernardino Rivadavia había unificado el 25 de Mayo de 1810 con el 9 de Julio de 1816.


Maria Falcó mariafalco.bsas@gmail.com


Hoy sábado el gobierno llevó adelante desde el Campo de Polo, CABA, el acto por un nuevo Aniversario de la Revolución del 25 de Mayo de 1810. Habíamos perdido la idea de un palco principal colmado de militares que acompañaron en esta oportunidad al presidente Mauricio Macri.

No fue el único dato significativo de esta jornada patria. Las redes sociales estallaron al ver que tras el palco oficial se extendía una bandera argentina con las fechas 1816-2017.

Cabe preguntarse si ¿habrá sido un error del gobierno?, o si ¿es para distraer como acostumbran?, o ¿la fecha esconde algún mensaje subliminal?.

La Revolución de Mayo de 1810 fue una serie de sucesos revolucionarios ocurridos en la ciudad de Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, dependiente del rey de España. Como consecuencia tuvieron la destitución del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y su reemplazo por la Primera Junta de gobierno. Tras una semana políticamente agitada, en la que el 18 de Mayo cae la Junta Suprema Central, el 25 de Mayo asume la Primera Junta. Se inicia así la etapa de surgimiento del Estado Argentino, aún sin proclamación de la independencia formal; la que luego fuera declarada el 9 de Julio de 1816 cuando las Provincias Unidas del Río de la Plata rompen los vínculos de dependencia política con la monarquía española.

El 6 de Julio de 1826 el presidente argentino Bernardino Rivadavia, por decreto, unifica las dos fechas patrias, la del 25 de Mayo de 1810 y la del 9 de Julio de 1816, pues sostenía que la repetición de estas fiestas causaba perjuicios de consideración al comercio e industria. En los considerandos del decreto disponía que los actos del feriado del 9 de Julio, "se reducirán a tres salvas de costumbre por la fortaleza, baterías y Escuadra Nacional, con iluminación a la víspera y en el día. La Independencia de 1816, es y será siempre memorable, pero se celebra el día 25 de Mayo, como que en él se abrió la carrera que condujo a aquel grande acto".

Pero Juan Manuel de Rosas, durante su segundo gobierno, y a punto de celebrar los 20 años de la declaración de la Independencia, dispuso mediante un decreto promulgado el 11 de junio de 1835, que la celebración del 9 de Julio debía hacerse con los mismos preceptos que el 25 de Mayo.

Para Rosas, no sólo tenía carácter de festividad sino la reafirmación de los hechos de la Independencia argentina. Así declara el 9 de julio día festivo, o sea día de fiesta; Rivadavia lo declara feriado, o sea día de feria, día de trabajos, sosteniendo que el comercio y la industria se perjudicaban. La actual costumbre de llamar feriado a los días festivos determina que muchos autores, informen que Rivadavia lo había declarado día de fiesta.

Decreto de Juan Manuel de Rosas: "Considerando el gobierno que el día 9 de Julio de 1816, debe ser no menos célebre que el 25 de Mayo de 1810; porque si en éste el pueblo argentino hizo valer el grito de la libertad, en aquél se cimentó de un modo solemne nuestra independencia, constituyéndose la República Argentina en nación libre e independiente del dominio de los reyes de España, y de toda otra dominación extranjera. Por lo que "siendo justo tributar al Ser Supremo las debidas gracias en el aniversario del 25 de Mayo, lo es del mismo modo y con motivos igualmente poderosos, manifestarle también nuestro reconocimiento en el aniversario del 9 de Julio, pues que con el auxilio de la Divina Providencia, se halla la república en el goce de esa libertad e independencia que ha conquistado a esfuerzos de grandes e inmensurables sacrificios. En primer lugar el día 9 de Julio será reputado como festivo de ambos preceptos, del mismo modo que el 25 de Mayo; y se celebrará en aquel misa solemne con Te Deum en acción de gracias al Ser Supremo por los favores que nos ha dispensado en el sostén y defensa de nuestra independencia política: en la que pontificará, siempre que fuese posible, el muy Reverendo Obispo Diocesano; pronunciándose también un sermón análogo a este memorable día. En segundo lugar, en la víspera y el mismo día 9 de Julio, se iluminará la ciudad, la Casa del Gobierno y demás edificios públicos; haciéndose tres salvas en la Fortaleza y busques del Estado, según costumbre. Por último, queda sin ningún valor ni efecto el decreto de 6 de julio de 1826, en la parte que estuviese en oposición con el presente".

¿Error o mensaje del gobierno de Mauricio Macri?