27 - May -2017 - 14:56
FacebookTwiter Insulina
Política

CONTRA LA SALUD, CONTRA LOS AFILIADOS A PAMI, CONTRA LA LEY


El gobierno no entrega agujas para la aplicación de insulina. Nilda, un caso que se repite.


Maria Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


Nilda esperaba en la fila para retirar su número de atención en PAMI. Le tocó el 238. No había asientos disponibles y cargó sus 76 años contra la pared buscando un tiempo más llevadero mientras el cartel luminoso indicaba el número 162. Entregada, al parecer, a una paciencia infinita, preguntó la hora. Doce menos diez le dije. Tal vez pensó en su almuerzo. En que ya era tiempo. Con mirada apacible y buscando algún aliento que la empujara a reducir la espera dijo: "Y bueno, hay que aguantar, no queda otra". Sonreí sin atrever siquiera a semejante consuelo de asomada injusticia. "Me sacaron las agujas para aplicarme la insulina. El mes pasado las tuve que pagar, pero ahora no puedo". Me quedé mirándola mientras me contaba que hubiera preferido que le retiraran las agujas para pincharse y medir los niveles insulínicos, "total le pongo alcohol a una aguja cualquiera, pero ¿con las otras como hago?Esto nunca me pasó, a mi me las dieron siempre".

Aún faltaban 30 número cuando me contó que en PAMI le explicaron que "no se las podemos dar porque así lo indica la ley". Sostenía la cartera apretada contra el pecho como quien se toma de un único salvavidas, la abrió, sacó un papel, "¿ves?, acá anote el número de esa ley para ver si mi nieto me la busca".

Era la ley Nº 23753, que tuvo modificación (Ley 26.914) en 2013: "ARTICULO 2° — Incorpórese a la ley 23.753 como artículo 5° el siguiente texto: - La Autoridad de Aplicación de la presente ley establecerá Normas de Provisión de Medicamentos e Insumos, las que deberán ser revisadas y actualizadas como mínimo cada 2 (dos) años, a fin de poder incluir en la cobertura los avances farmacológicos y tecnológicos, que resulten de aplicación en la terapia de la diabetes y promuevan una mejora en la calidad de vida de los pacientes diabéticos. La cobertura de los medicamentos y reactivos de diagnóstico para autocontrol de los pacientes con diabetes, será del 100% (cien por ciento) y en las cantidades necesarias según prescripción médica. Para acceder a lo establecido en el párrafo anterior, sólo será necesaria la acreditación, mediante certificación médica de una institución sanitaria pública, de la condición de paciente diabético. Esta certificación se hará al momento del diagnóstico y seguirá vigente mientras el paciente revista el carácter de enfermo crónico. La Autoridad de Aplicación no podrá ampliar los requisitos de acreditación para acceder a la cobertura".

El Ministerio de Salud de la Nación, PAMI, el gobierno de Mauricio Macri, incumplen en las modificatorias de la Ley dejando a la deriva a pacientes de alto riesgo. El caso de Nilda se repite una y otra vez a lo largo y a lo ancho del país en los sectores más vulnerables. Las cajas de agujas de aplicación varían entren los $500 y $1.000. Ni Nilda, ni su nieto, deberían ser veedores del obligado cumplimiento que debe ejercer el Estado al cuidado del pueblo con políticas públicas y el ejercicio de los derechos logrados.