07 - Dec -2016 - 18:12
FacebookTwiter Aerolineas Argentina reducción
Política

AEROLÍNEAS ARGENTINAS: ¿MODIFICACIÓN O VACIAMIENTO?


Tras la llegada de las low cost, la línea de bandera anunció cambios en su modelo de operación


Noticias NU


En el último mes de Octubre, el dueño y CEO de la aerolínea Norewgian Air Shuttle, Bjorn Kjos, mantuvo reuniones con el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich y con autoridades de Aeropuertos Argentinos 2000; ¿el objetivo?: lograr instalarse en Argentina. En aquella oportunidad el empresario expresó públicamente: "Los servicios podrían comenzar en doce meses si terminamos de obtener los permisos del Gobierno".

La aerolínea tiene el objetivo de extender los vuelos low cost a vuelos intercontinentales usando una flota de aviones Boeing co. 787s. También se agregarían 30 aeronaves con autonomía ampliada que podrían utilizarse en rutas de larga distancia más cortas. Al respecto el empresario aseguró: "La Argentina es una joya oculta y tiene el mayor potencial que yo haya visto jamás".

La regulación del precio que pueden cobrar las aerolíneas es uno de los principales factores que necesitan las aerolíneas de bajo costo para operar. Para sacar el piso tarifario ¿cuál será la postura del gobierno ante Aerolíneas Argentinas, nuestra línea de bandera?. Si las expresiones del empresario Bjorn Kjos son reales no habría motivos aparentes para que AA no posea sustento propio en el mercado. A no ser que la participación del estado sea una espina de cardo en los negocios CEOs.

La decisión no es empresarial, es política y con ello el sistema capitalista por encima de la importancia de las rutas de aeronavegación. La particularidad de la Argentina se remonta a comienzos de los 90 de la mano de un furcio que dejaba en claro la posición política del momento cuando el entonces ministro de Obras y Servicios Públicos, Roberto Dromi, dijo: "nada de lo que deba ser estatal permanecerá en manos del estado" inaugurando un proceso único de privatizaciones. Así pasaron a manos privadas la televisión, ENTel, la concesión vial y ferroviaria, las radios y entre otras Aerolíneas Argentinas.

Pero promediando el año 2008, ya durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, se presentó el proyecto de ley para expropiar Aerolíneas Argentinas y Austral. Al momento de la estatización, el patrimonio neto de las empresas era negativo, por lo que el Grupo Marsans no recibió indemnización alguna. Aerolíneas Argentinas había sido literalmente vaciada por el sector privado y llevada a la quiebra.

La autorización para la nacionalización de las aerolíneas fue aprobada en Septiembre de 2008 por amplia mayoría de 46 votos a favor y 21 en contra; pero la ferocidad de los medios de comunicación saltó a la yugular de legisladores y opinólogos buitres comenzaron a rondar en una sola problemática: "¿quién pagará la deuda?".

Durante 2013, gestión que llevaba adelante Mariano Recalde, el rojo del 2011 se redujo con un volumen de facturación de 2000 millones de dólares, mientras en los medios de comunicación se escatimaba resaltar la inversión realizada principalmente a través de la compra de aviones y la decisión política de anteponer el criterio de conectividad federal al de rentabilidad. Restablecer las rutas nacionales e internacionales fue uno de los objetivos. Aerolíneas amplió sus frecuencias a Brasil incorporando los destinos Belo Horizonte y Brasilia; que se sumaron a los establecidos, San Pablo, Río de Janeiro, Porto Alegre y Florianópolis. También se retomó la ruta sin escalas a México DF y en 2013 la aerolínea nacional recuperó su ruta a Nueva York, destino que volaba diariamente. En 2014 AA ya operaba a 35 destinos nacionales regulares y ofrecía vuelos directos a 51 ciudades repartidas en 14 países alrededor del mundo.

Pero hoy "cambiamos" y es borrosa la intención real que posee el gobierno nacional respecto de la línea de bandera.

Aerolíneas Argentinas pondrá en marcha una serie de cambios en su modelo de operación, que incluyen la eliminación de las comisiones que cobran las agencias de viajes, modificaciones en los servicios de comida y bebidas, la venta de productos y servicios adicionales durante los viajes, mejoras en las propuestas de entretenimiento a bordo, una política muy "feliz" y poco interesada en la coyuntura de conectividad en la región.

En expresiones a la prensa, el gobierno hizo extensivo que con el nuevo modelo de operación que comenzará su vigencia durante el primer trimestre del próximo año, la empresa entrará en competencia en el sector aerocomercial con la inminente llegada de las empresas low cost. Mientras tanto Aerolíneas para ahorrar dejará de entregar a los pasajeros a partir del 1 de enero, el snack ofrecido en vuelos de menos de dos horas y quienes depositaron billetes para la compra del pasaje: "recibirán bebidas". Ah eso sí, habrá venta diferenciada de asientos según su ubicación y comodidad, el pago por maleta extra y el acceso a la Sala Vip. Todo un "cambio".