25 - Oct -2016 - 21:00
FacebookTwiter Lesbianas
Policiales

DISCRIMINACIÓN Y ABUSO DE AUTORIDAD POR UN BESO LÉSBICO


Fue en la Capital de la Provincia de Córdoba, repudiable accionar policial


Noticias NU


En la Capital de la Provincia de Córdoba, dos mujeres adolescentes fueron detenidas por besarse en la calle. En el operativo intervinieron tres patrulleros de la localidad. Las redes sociales repudiaron el accionar de las fuerzas quienes reforzaron su "abuso de autoridad" cuando detuvieron a las jóvenes y las sometieron a un interrogatorio como si hubieran cometido un acto delictivo o fuera del marco de la legalidad.

Ambas fueron trasladadas a la dependencia policial por realizar, según los oficiales, "actos obscenos en la vía pública" y les advirtieron que su comportamiento estaba fuera de la "ética ciudadana".

Tras el desmedido accionar policial fueron transeúntes quienes increparon a las fuerzas y registraron el hecho. Es importante considerar que las fuerzas policiales de la provincia de Córdoba tienen graves antecedentes de gatillo fácil y odio sexista.

El Artículo 19 de la Constitución Nacional dice: "Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe". ¿Prohíbe la Constitución Nacional las expresiones afectivas en la vía publica de algún ciudadano o ciudadana, como darse un beso?. No.

Cuando una conducta no afecta los intereses de terceros debe haber libertad, jurídica y social para realizar la acción. Una acción es inmoral si y sólo si sus consecuencias implican más frustración que satisfacción de los intereses y deseos del mayor número de personas. Una conducta está exenta de toda interferencia estatal cuando es susceptible de ser valorada por el agente como relevante a su plan de vida "libremente elegido" y no implica riesgo ni perjuicios a terceros.

Si bien aún falta mucho en lo que refiere a la Federación Argentina LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, trans), también han habido grandes avances que acompañan en algunos casos y en otros impulsan a las modificaciones de patrones culturales en los que anida la discriminación y el odio. Tal es el caso de la sanción de la Ley 26.618 de Matrimonio Igualitario y si partimos que todos y todas tenemos la libertad y el derecho de elegir con quien compartimos la vida privada, ésta se desarrolla también en el ámbito público. A no ser que la policía Cordobesa crea que las relaciones amorosas son solo y para la heteronormativa y son quienes pueden expresar el afecto en los espacios públicos. Heteronormativa que por cierto, en muchos casos, esconde discriminación, hipocresía y doble moral.