17 - Jun -2016 - 20:31
FacebookTwiter Paco Urondo
Cultura

40 AÑOS SIN PACO


Se cumplen cuatro décadas del asesinato de Urondo




El 17 de Junio de 1976 corrían años sangrientos en Argentina. Militares, empresarios, sectores de la iglesia, la oligarquía, muchos medios, todos "mancomunados" en la destrucción sistemática de las libertades, el pensamiento, las ideologías.

Los diarios empapaban de tinta la historia del revés: "Delincuente subversivo fue abatido en Mendoza. Con otros extremistas intentaba copar un destacamento policial". "Abatieron en Mendoza a un delincuente subversivo. Usó como escudo a un niño".

Paco, querido Paco. Paco Urondo. Te encontraron las balas de la desidia humana, de la aniquilación ideológica. Te llevaron herido de patria, cargado de palabras, de escritos, de poemas. Te llevaron la vida que aún hoy sigue viva.

Dijo Rodolfo Whalsh: "Hubo un encuentro con un vehículo enemigo, una persecución, un tiroteo de los dos coches a la par. Iban Paco, Lucía con la nena y una compañera. Tenían una metra, pero estaba en el baúl. No se pudieron despegar. Finalmente Paco frenó, buscó algo en su ropa y dijo: «Disparen ustedes». Luego agregó: «Me tomé la pastilla y ya me siento mal». La compañera recuerda que Lucía le dijo: «Pero, papá, ¿por qué hiciste eso». La compañera escapó entre las balas, y días después llegó herida a Buenos Aires… A Paco le pegaron dos tiros en la cabeza, aunque probablemente ya estaba muerto".

Años más tarde Octubre de 2011, durante el juicio de delitos de lesa humanidad, se pudo determinar que Paco Urondo no se suicidó tragando una pastilla de cianuro, sino que seguramente le mintió a su pareja para quedarse en el automóvil como blanco fácil de los policías, e incitarla a escapar con su hija de dos años. Urondo falleció por estallido de cráneo provocado por un culatazo de fusil que le ejecutó el policía y asesino Celustiano Lucero.

Paco escribió, sobre todo, poesía, prolíficamente dejó ocho libros y abrazó el periodismo revolucionario con el fervor que lo define: "La realidad que vivimos me parece tan dinámica, que la prefiero a toda ficción".