08 - May -2016 - 12:22
FacebookTwiter Meritocracia
Sociedad

MACRI, GENERAL MOTORS Y CEOS TODOS EN UN MISMO MENSAJE SUBLIMINAL


No toda publicidad apunta solo a la venta de un producto, también impone un modelo, una ideología


Maria Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


La nueva publicidad de Chevrolet podría observarse desde muchas perspectivas, la imagen, el sonido, su contenido en general, el mensaje, el discurso, pero también su ideología.

Veamos el mensaje y luego la relación entre empresarios y el actual gobierno.

Un mensaje subliminal es un estímulo que ha sido diseñado para programar la mente del espectador a través de la percepción no consciente. La finalidad de estos, y otros complementos, que se agregan a las publicidades, es provocar estímulos que responden a los intereses de quienes lo están manipulando con fines para sí. El espectador, se ve violentado en su libertad, su libre albedrío y en sus medios ordinarios de defensa, siendo víctima de una verdadera violación de la conciencia.

"Trabajo, sacrificio, entrega, estudios, meritócratas, sueños, obstáculos, avanzar, ahora, meritócratas, descarte, detalle, lucha, demostrar, progreso, búsqueda, poder, meritócratas, CHEVROLET".

A velocidad legible la publicidad da comienzo en un encadenado de palabras, todas y cada una de ellas representan un simbólico para el colectivo social y otro para cada uno-a en particular.

Palabras que nos comprenden y convergen en los mandatos que atraviesan la cultura, la educación, la religión cualquiera sea. El "sacrificio" ligado al reconocimiento, a la obediencia, al merecer o no merecer como medida puesta vaya a saber por quien o por quienes. La expiación, la propiciación, la unión mística con la divinidad perpetuado en un continuo acto de abnegación que se inspira en este caso, con vehemencia por un ideal. La renuncia como sacrificio, como cumplimiento, pero ¿para quién? ¿para quienes?.

"Vivir en una meritocracia donde cada persona tiene lo que se merece", hay un dedo acusador que mide y decide por cada uno, por cada una, el locutor en off remarca el "merecer" con sutileza de "castigo" y una vez mas el mensaje llega veloz a la vista pero lento, gota a gota, a los rincones más ocultos de nuestros mandatos, de nuestra cultura.

"El que llegó, llegó por su cuenta, sin que nadie le regale nada, verdaderos meritócratas". El "regalo" es una no suerte de "ñoqui", en expresión refinada, tácita, que reproduce el hoy discurso emitido desde las esferas de gobierno. Lo "verdadero" parecería que se topa con un falso discurso de "formateo" de individuos.

"Ese que sabe lo que tiene que hacer y sin chamuyo". Una escalada en el "colectivo social" apelando al lunfardo, nos une, nos comprende y otra vez el discurso oficial solapado pero presente vomita la repelente idea de la estigmatización, el que dice la verdad y del otro lado, el que dice la mentira.

"Cuanto mas trabaja mas suerte tiene". Las divisiones están claras en el mensaje, o unos u otros. ¿Que se supone que ocurre cuando alguien trabaja mucho y no tiene suerte? ¿cual suerte?. Si la suerte no aparece en la lucha cotidiana, con jornadas eternas laborales para cubrir el sustento de cada día, es la desafortunada falta de suerte de aquellos trabajadores-as la que no acudió la cita y no acudió por estar ocupada en "eximir" las políticas de estado, que en definitiva son y serán las necesarias para reforzar los logros de la inclusión y el crecimiento social.

"El meritócrata sabe que pertenece a una minoría que no para de avanzar y que nunca fue reconocida, hasta ahora". Las minorías reconocidas en el colectivo social como quienes más necesitan, los más excluidos-as, los discriminados-as, ¿es acaso un meritócrata, tal cual se muestra en las imágenes una minoría?. La falta de reconocimiento juega otra vez al discurso oficial y el "hasta ahora" provee de un, quizás, gobierno salvador que llego a salvar a aquellos que nunca dejaron de avanzar entre la city marketinera de un mundo "desarrollado" de consumo y prolijamente dominado en un su deseo real.

Pero retomemos la relación publicitaria con las políticas de estado y funcionarios.

Isela Costantini, es la actual presidenta de Aerolíneas Argentinas nombrada por el presidente Mauricio Macri. Para asumir el cargo ofrecido, la funcionaria renunció a ser la Presidenta y Directora Ejecutiva de General Motors (GM) en Argentina, Uruguay, Paraguay. Una CEO que ahora es reconocida y premiada por su meritocracia.

¿Como es la empresa de donde proviene la funcionaria Costantini? General Motors y sus socios estratégicos producen vehículos en 30 países. La empresa es líder en los mercados automotrices y la de más rápido crecimiento. Las marcas de GM incluyen Chevrolet, Cadillac, Baojun, Buick, GMC, Holden, Isuzu, Jiefang, Opel, Vauhall and Wuling, por cierto en su mayoría autos de alta gama.

"Eliminamos el cepo a la producción automotriz para generar más y mejor empleo", dijo el Ministro de Producción, Francisco Cabrera, luego del encuentro de ministros que convocó Alfonso Prat-Gay. A principios de diciembre de 2015 el presidente Mauricio Macri firmaba el decreto que reducía el impuesto a los autos de alta gama, otro ejemplo de premio para quienes practican puntillosamente la "meritocracia".

Veremos qué sucede con la nueva política de General Motors Argentina. La automotriz con asiento en Alvear, provincia de Santa Fe, de ser conducida por la eficaz Isela Costantini, pasó a ser guiada por Carlos Zarlenga, quien fue nominado como flamante titular de GM y director Ejecutivo para sus operaciones en Argentina, Uruguay y Paraguay.

Repasando el curriculum sin "chamuyo" de Zarlenga, se puede observar que antes de asumir en remplazo de Costantini en GM, tuvo una importante trayectoria en General Electric (GE), compañía a la que ingresó como miembro del Programa de Desarrollo de Líderes Financieros para después incorporarse al área de Auditoría Corporativa, desarrollándose internamente en distintas posiciones en Estados Unidos, Asia, América Latina y Europa hasta alcanzar la posición de CFO para las operaciones Industriales y de Consumo en Europa, Medio Oriente y África. Es un "verdadero" meritócrata sin dudas.

Según el Diario el País de España, General Motors planea para el transcurso de 2016 importar a Estados Unidos autos fabricados en su planta de Yantai, a unos 800 kilómetros de Pekín. Dicho así, no parece mucho más que uno de esos miles de movimientos operativos de cualquier compañía industrial, pero cuando se tiene en cuenta que el grupo se convertirá en la primera automovilística estadounidense en vender en territorio Español y Argentino autos fabricados en China, comenzamos a pensar en los puestos de trabajo y el mercado interno. Cabe recordar que que en 2009, GM fue rescatada por el Gobierno anterior, con un préstamo para financiar el 58 por ciento del proyecto BIBA, con el que se planeaba fabricar rodados de pequeña cilindrada con autopartes de origen local. Cristina Fernádez de Kirchner colocó así 70 millones de dólares con garantía hipotecaria de la planta de General Lagos, más una prenda flotante sobre 15 mil vehículos y los contratos de exportación de la compañía, todo en defensa del modelo productivo nacional y los puestos de trabajo.

Pero las estrategias de mercado de GM y el anterior gobierno no solo quedaron ahí. En 2012 la presidenta Cristina Fernández recibió al presidente de General Motors, quien le anunció una inversión de $ 2.133 millones para la fabricación de un vehículo de plataforma exclusiva en la región, en su planta de General Alvear, provincia de Santa Fe. La inversión era a los fines de poner en marcha el “Proyecto Fénix” con inicio en 2013 y que generaría exportaciones por 1.200 millones de dólares al año. En aquella oportunidad participó del encuentro la hoy titular de Aerolíneas Argentinas Isela Costantini, por entonces presidenta de GM Argentina.

Volviendo a Carlos Zarlenga actual Presidente de GM en la región, en enero de 2016 expresó en algún medio: "Las medidas que tomó el presidente Macri contribuyen mucho a la normalización del sector externo, con la eliminación de las licencias de importación, la eliminación de las retenciones, el acceso a divisas para importar y la unificación del tipo de cambio. Que despidamos personal va a depender de como evolucionará la empresa con la industria brasileña.". En la contradicción de las expresiones realizadas por Zarlenga no parecería ser un buen alumno meritócrata ya que para serlo "debería saber lo que tiene que hacer y sin chamuyo". Para Zarlenga mejoran las condiciones de GM frente a las medidas tomadas por el gobierno pero el empleo depende de Brasil.

"Proyecto Fénix" es el nombre que le dieron al plan que se anunció en 2012 y que contempló una inversión de u$s740 millones, su anuncio estaba previsto para el 2015, sin embargo se postergó y se concretó en la gestión macrista. Los CEO de las automotrices consideran que aún hay cosas por resolver pero que la devaluación, por ejemplo, fue positiva para recuperar algo de la competitividad.

"Sacrificadamente meritógratas".