20 - Nov -2018 - 0:46
FacebookTwiter Cristina en Clacso 2018
Género

SIN CHOQUE DE FUERZAS


Cristina Fernández con Kirchner disertó ayer en el Foro mundial de Pensamiento Crítico.


María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


La ex presidenta, hoy Senadora Nacional por la Pcia. de Bs. As., Cristina Fernández con Kirchner se presentó ayer lunes en el "Foro Mundial de Pensamiento Crítico CLACSO 2018".

Pasadas las 13 horas, la ex presidenta ingresó al microestadio de Ferro envuelta en una multitud que no logró ingresar al lugar y quedó en las inmediaciones escuchando a quien hoy, lidera como opositora, las encuestas de cara a las elecciones de 2019.

Con una contundente y clara participación invitó a acuñar "una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo. Que no es de derecha ni de izquierda".

"Estamos en una sociedad donde a través de los medios electrónicos te estudian y segmentan como si fueras una rata de laboratorio, diciéndote lo que querés escuchar. No es La vida de los otros, ¿pero no se parece bastante?...Se operó sobre la sociedad para romper los vínculos de solidaridad. Así operó el neoliberalismo". Minutos después, medios masivos de comunicación salieron a su propia defensa sin el sustento necesario para dar vuelta la visión presentada por la ex mandataria.

"Esto no es una contra cumbre. Debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra, sino como el espacio político de ideas que excede la categoría de izquierdas y derechas para ingresar en una nueva categoría, la de pueblo". La incomprensión de lo dicho por Cristina Fernández con Kirchner fue tan brutal que se llegó a escuchar en algún medio: "si te proponen que la derecha y la izquierda no van más es que se está inclinando a la derecha". Mientras tanto, afuera un pueblo atento esperaba señales para intentar concretar en un futuro próximo el recupero de los derechos vulnerados desde el 10 de diciembre de 2015. "Derechas e izquierdas son categorías perimidas. Tenemos que acostumbrarnos a eliminar esta forma de pensar y concebir una nueva categoría de frente social, cívico y patriótico donde se agrupen todos los agredidos por el neoliberalismo", la ex mandataria propuso una inclusión sin un marco que limite el "pesamiento crítico", abordando una mirada más inclusiva y superadora. Propuso dejar de lado el acartonamiento de estigmas y que por cierto, no nuclea a las nuevas generaciones. El mundo de las comunicaciones ha ampliado las perspectivas de visión y limitar con polarizaciones no suma en el crecimiento político-social.

"Nosotros pagamos la deuda al FMI, lo cual nos permitió desarrollar políticas públicas sin tutelas ni órdenes. Hoy han vuelto al FMI con un préstamo que convierte a la Argentina en mera gestora de políticas que les son impuestas de afuera. Este neoliberalismo ha servido para romper los lazos de solidaridad, pero fundamentalmente para que la gente no pueda identificar adecuadamente lo que le conviene en materia de gobierno y de políticas gubernamentales", expresó.

"¿Saben por qué la gente aguanta tanto ajuste?. Porque hay un colchón de entramado social que construimos nosotros. Porque todavía tenemos trabajadores/as registradxs ocupadxs, porque tenemos las AUH, las jubilaciones".

Otro de los puntos trajo algunas diferencias en las redes sociales: "Mala división aquella entre los que rezan y los que no. En nuestro espacio hay pañuelos verdes y también celestes. Y tenemos que aprender a aceptar eso sin llevarlo a la división de fuerzas. Puede gustar y no gustar, pero es lo que pienso, me puedo equivocar, pero mentirosa no soy", dijo Cristina Fernández. El sector de la izquierda y algunos sectores del feminismo saltaron sin pausa. Los twitter se viralizaron rápidamente y llegó la critica recortando, en muchos casos, la frase completa dicha por la ex mandataria. Se leyeron posiciones como "con la iglesia no tranzamos", "les celestes son el límite" y un sin fin de comentarios que quedaron colgados del mismo pincel que Fernández mencionó en relación a las brutales políticas de endeudamiento con el FMI. Fueron extrañas algunas interpretaciones sobre los dichos, ya que la ex mandataria no invitó a casarse con nadie, sino más bien a comprender que existen otros sectores, con otros pensamientos y profundizó en no ser parte de un "choque de fuerzas" en relación a la lucha de los derechos que se embanderan.

Compartimos la participación completa.