14 - Nov -2018 - 2:33
FacebookTwiter Campaña Cambiá el Trato
Género

INTERROGANTES SOBRE UNA CAMPAÑA QUE ABORDA EL ACOSO CALLEJERO



María Vázquez Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


En el día de ayer se viralizó en las redes sociales una campaña titulada "Cambiá el trato". La propuesta realizada por la Fundación Avón y acompañada por La Casa del Encuentro, el Instituto Nacional de las Mujeres y el Centro de Información para Naciones Unidas en Argentina, enfoca el acoso callejero que atravesamos las mujeres.

Si bien no se puede desconocer que es un intento, donde la carencia de información y de campañas es un continuo, vale también preguntarse un par de puntos sobre el spot.

¿Por qué en la mayoría de los casos el planteo sobre las violencias hacen foco sobre lo que nos pasa a las mujeres y carecen de un planteo que invite a los varones a pensarse desde otro lugar?.

Uno de los jovenes protagonistas le dice a su amigo tras escucharlo acosar a una mujer: "¿No te das cuenta que la asustas a la chica?. De verdad te digo, no está bueno darle miedo a la piba, la estás traumando así. Es violento lo que estás haciendo. No entiendo, ¿te divierte que se asuste?.

Chica, piba; probemos con volver a leer el texto sin estos dos condimentos que realzan la superioridad de un otro: "No te das cuenta que la asustas. De verdad te digo, no está bueno darle miedo, la estás traumando así. Es violento lo que estás haciendo...".

¿El cambio debe surgir para no asustarnos?. ¿Los varones deberían dejar de acosar a mujeres para no traumarnos?. ¿Cuán fino es el mensaje que emana un "sutil lenguaje de poder"?. ¿Qué sucede cuando "la palabra" y en ella el contenido de los "sentires", está revalorizada en la voz de un varón?. ¿El poder sigue estando en el mismo lugar?. El poder parecería circular sobre una misma base que por momentos oculta entramparnos en la dialéctica, "el poder" que tienen de que ella, ellas, vos, yo, nosotras dejemos de tener miedo, dejemos de traumarnos o sigamos teniendo miedos o comencemos a traumarnos.

¿Se reafirman en la voz de otro varón el reconocimiento de los efectos del acoso callejero?. Por lo pronto, ambos personajes reafirman una y otra vez el miedo que nos dan.

"¿Qué sos un animal que no te podes controlar?" interpela a su amigo uno de los protagonistas. ¿Se trata de control?. ¿Otra vez el control puesto en escena?. Difícilmente devenga modificación alguna desde "el control", pues el riesgo está en que algunos no recepten que la "comprensión" de la construcción cultural es la raíz que puede acercarnos al inicio del camino. De lo contrario algo queda "controladamente atado".