21 - Oct -2018 - 18:49
FacebookTwiter Soldados de Malvinas
Judiciales

LA JUSTICIA RECHAZA LA PRESCRIPCIÓN DEL DELITO DE TORTURAS A SOLDADOS DURANTE LA GUERRA DE MALVINAS



Maria Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia determinó que las acciones interpuestas por la defensa de los ex militares acusados de llevar a cabo graves violaciones a los Derechos Humanos contra los soldados conscriptos durante la guerra de Malvinas en 1982 debe continuar su proceso judicial. Por tal motivo, rechazó el pedido de la defensa de los imputados de declarar la "prescripción de los delitos" que se juzgan para que continúe la política de ocultamiento instrumentada por las FF.AA.

La defensa de los imputados Jorge Eduardo Taranto y Jorge Oscar Ferrante, fue quien presentó los recursos de apelación, mientras que también objetaron la calidad de querellante del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (CECIM), de la Comisión Provincial por la Memoria y de la Secretaria de Derechos Humanos de la Pcia. de Buenos Aires.

El Tribunal se refirió al respecto manifestando que "en aquellos casos en que se alega la comisión de crímenes contra la humanidad, mientras haya una probabilidad razonable de que los hechos sobre la base de los cuales se postula la imprescriptibilidad encuadren en tal categoría... Se encuentra fuera de discusión que los hechos denunciados constituyen graves violaciones a los Derechos Humanos y deben ser investigados".

Por tal motivo la Cámara confirmó la resolución del Juez de primera instancia Federico Calvete, quien ya había rechazado las pretensiones de la defensa de los ex militares Taranto y Ferrante, los que se encuentran incluidos en la solicitud de detención e indagatoria desde mayo de 2018 junto a otros 26 militares denunciados por los mismos delitos.

La causa 1.777/07 fue iniciada en el año 2007 y las victimas esperan que a partir de la resolución de la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, el juez Federico Calvete no dilate más el llamado a indagatoria.

"Nos daban culatazos y trompadas en la boca del estómago. O hacían un pozo en el hielo y nos obligaban a meter la cabeza en el agua helada. En los estaqueos nos ponían mirando para arriba, como crucificados. Una lona te cubría el cuerpo y ahí caía frío, helada, lo que sea. En ese momento era nieve. Y uno quedaba ahí, hasta que se levantaba la penitencia", relató en su denuncia uno de los ex combatientes de Malvinas.