31 - Aug -2018 - 6:21
FacebookTwiter Marcos Peña
Política

SUBE, SUBE, SUBE


Habló el Jefe de Gabinete Marcos Peña y el dólar se fue por las nubes. Se acentúa la perdida de credibilidad hacia el gobierno.


Maria Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


El dólar volvió a dispararse por las nubes. Ayer en las calles porteñas, las pizarras de cotización parecían no tener freno. La moneda estadounidense llegó a tocar los $ 42.

Minutos antes de la apertura de los mercados, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, salió a hablar y el dólar le dio respuesta. La pérdida de credibilidad se hizo notoria y la señal cambiaria fue clara ante la frase de Peña: "No estamos ante un fracaso económico", aseguró.

"Claramente no es la solución en la que está pensando el Presidente. No hay una solución mágica. Estamos encaminados a lograr el equilibrio fiscal, que es el eje central para reducir nuestras vulnerabilidades. Claramente hay problemas, pero hay que ver la película y no la foto", agregó Peña. Por otra parte, reconoció que el acuerdo con el FMI para adelantar los desembolsos, no está cerrado, lo que dejó al descubierto que el presidente Mauricio Macri faltó a la verdad días atrás cuando aseguró que ya estaba acordado.

La realidad posterior a los dichos de Peña con que "el Fondo nos da respaldo, pero las soluciones dependen de nosotros. El eje central de todo es reducir el déficit fiscal para reducir la vulnerabilidad del país en un contexto mundial turbulento, con un mercado más impaciente. Eso nos va a ayudar a retomar el crédito para el sector privado y así poder generar nuevas fuentes de trabajo", no estaría condiciendo frente a las pérdidas laborales diarias, la inflación y las corridas bancarias.

Y la reiteración de un "relato" más que agotado no falto en la boca de un Peña que mostró nerviosismo y desesperación: "La Argentina se había acostumbrado a tener una economía y una democracia débil, en muchos casos corrupta y autoritaria. Lo que nos pasó en la década pasada no fue el causal de nuestros males, sino la expresión grotesca de síntomas que veníamos arrastrando hace mucho tiempo. Para nosotros el cambio es de raíz", dijo.

Se le hizo costumbre al gobierno no asumir la realidad y poner lo que le ocurre en un pasado que está lejos de la hoy evidente economía y democracia de marcada "debilidad".