23 - Jul -2018 - 14:54
FacebookTwiter Macri y militar
Política

FUERTE REPUDIO POR LA MODIFICACIÓN DE LAS FUNCIONES DE LAS FUERZAS ARMADAS


Organismos de DDHH y Organizaciones Sociales rechazan el pase a desempeñar tareas de seguridad interna.


Maria Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


"Es importante que las Fuerzas Armadas puedan colaborar con la seguridad interior", disparó el presidente Mauricio Macri en un breve acto desde Campo de Mayo flanqueado por un helicóptero, militares y el ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad. Así dio comienzo al anuncio de la firma de un decreto que reforma el Sistema de Defensa Nacional y que modifica las facultades de las Fuerzas Armadas para habilitar su participación en tareas de seguridad interior.

"Las Fuerzas Armadas serán empleadas en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo contra la soberanía, la integridad territorial”. Así, se deroga el decreto 727/2006, impulsado por la entonces ministra de Seguridad, Nilda Garré, que establecía que los militares únicamente podían actuar ante un ataque de un Estado externo.

El planteo del gobierno de Cambiemos abre la puerta a interpretar que los ataques externos a un país pueden venir de grupos que no necesariamente son Estados y pueden constituirse por grupos "terroristas" y/o "narcotraficantes". La propuesta deja en claro que el cumplimiento de esta misión primaria no afecta la Ley de Seguridad Interior, aunque se destaca que no resulta adecuado restringir las potencialidades para la defensa nacional.

Organizaciones de DDHH y del campo nacional y popular rechazaron de forma contundente el anuncio del presidente Mauricio Macri para permitir "mayor colaboración" de las fuerzas armadas en tareas de seguridad interior.

"Las Fuerzas Armadas tienen prohibido intervenir en temas de seguridad interior. Este nuevo paradigma de las nuevas amenazas construye enemigos internos y aumenta la violencia. Involucrar a las Fuerzas Armadas en seguridad interior pone en riesgo su gobierno civil y los derechos humanos", advirtieron desde el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), quienes llamaron a repudiar la reforma y defender la "estricta separación" entre defensa y seguridad interior.

Por su parte Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz, señaló desde su cuenta de Twitter que "Macri quiere involucrar a los militares en tareas internas violando la ley de seguridad interior y de defensa. Otra vez una política ilegal para dañar nuestra democracia. Obedece a lo que EEUU exige de gobiernos serviles de América Latina".

Para el ex ministro de Defensa Agustín Rossi y hoy jefe del bloque de Unidad Ciudadana-FpV en la Cámara de Diputados, "involucrar a los militares exige la modificación de tres leyes piramidales de la democracia argentina, en referencia a las leyes de Defensa, Seguridad Interior e Inteligencia. Sin ello es ilegal. Por lo tanto el debate debe pasar por el Congreso de la Nación", aseguró.

En tanto la agrupación H.I.J.O.S. Capital alertó "...miseria planificada, persecución política, vuelta al FMI, golpistas y ex carapitadas en desfiles oficiales, más genocidas afuera de la cárcel y el anuncio de reformas en las FFAA para una función que no tienen, en acto en Campo de Mayo, ex centro clandestino que pretenden borrar".

La Dra. María del Carmen Verdú representante de la CORREPI y de Poder Popular fue contundente en las redes sociales: "repudiamos la reforma de Cambiemos para que las FFAA sean usadas para la represión, que no tiene otro fin que garantizar el ajuste dictado por el FMI. El anuncio de Mauricio Macri en Campo de Mayo es la conjugación del gobierno que ha negado sistemáticamente el terrorismo de Estado y ha pretendido favorecer la libertad de genocidas, la Doctrina Chocobar y las reformas del Código Penal y Procesal Penal. ¡Ni un milico en las calles!. ¡La protesta no es delito!"