20 - Jul -2018 - 2:30
FacebookTwiter Moyano
Política

EL GOBIERNO EN CONTRAMANO Y CON UN CAMIÓN DE FRENTE


El Ministerio de Trabajo notificó al gremio de Hugo Moyano acerca de una multa de $810 millones por no acatar la conciliación obligatoria.


Mary Estevez
mary.estevez.24@gmail.com


En Diciembre del año pasado, cuando la Federación de Obreros del Transporte Automotor de Cargas realizaba asambleas para buscar caminos de acción hasta lograr el bono anual correspondiente, se dictó para ese día 26 de diciembre, una conciliación obligatoria. Terminadas las asambleas dispuestas con los trabajadores, volvieron a sus tareas, no obstante desde el Ministerio se interpretó que la conciliación no había sido acatada.

Eso motivó una cuantiosa sanción de $4.430 por cada uno de los 182.797 trabajadores afiliados a Camioneros, lo que implica una multa total de $809.790.710, según la Ley 25.212, por haber constituido una violación a la resolución dictada, la cual fue constatada por inspectores de la cartera laboral.

En diálogo con C5N, Pablo Moyano sostuvo que: " Vamos a recurrir a la Justicia. Ya nos hemos declarado en alerta y movilización. No vamos a permitir el ataque que día a día llevan a cabo contra nosotros por no haber firmado la reforma laboral o no haber aceptado el 15% de las paritarias” Además añadió: “esto tiende a quebrar la Obra Social de Camioneros. Hay algo político a través de esta resolución que no tiene sentido. Ellos multan por unas asambleas que habíamos organizado en diciembre reclamando el bono. Esto tiende a perjudicar a la obra social de Camioneros que le da servicio a 800 mil afiliados. Se creen que mañana vamos a salir a aceptar la reforma laboral, y todo lo contrario. Mañana y entre el lunes y martes va a haber un gran plenario, no nos vamos a comer el apriete ".

Es indudable, a esta altura, que el gobierno intenta disciplinar a los gremios fuertes, y se muestra mucho más contemplativo con otros sectores. Ante una crisis económica más que peligrosa, desde el ejecutivo siguen sin buscar acuerdos y apuestan a enfrentarse con los representantes de los trabajadores.