10 - Jul -2018 - 3:00
FacebookTwiter Arzobispo de Tucumán Carlos Sánchez
Género

EL FUNDAMENTALISMO BAJO LA SOTANA


El Arzobispo de Tucumán y un mensaje antiabortista


Maria Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


En el día de la Independencia, el debate por el aborto legal llegó al Tedeum y el Arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, pronunció un discurso que no "independiza" los derechos de las mujeres sino que los perpetúa bajo la mirada jerárquica de la Iglesia Católica, que por cierto, no hace una labor eclesial, sino política.

Sánchez, pronunció una homilía en la que reivindicó la férrea posición de la Iglesia en contra del aborto legal y se pronunció en defensa de las dos vidas. "Hoy decimos que vale toda vida. Decimos que todo hombre es importante, que no hay sobrantes en la Argentina. Que la dignidad de todo ser humano ha de ser respetada desde su concepción hasta su muerte natural. Tenemos que ser valientes; sacrificados y apasionados defensores de la vida porque vale toda la vida. Los que tenemos responsabilidades públicas, con mayor entrega y sacrificio, con entusiasmo patriótico y valentía aunque se burlen y nos desacrediten", aseguró dando por sentada una desacreditación preexistente.

El catolicismo se ha erigido en religión superior, tratando la Iglesia de poner bajo el yugo de su ideología al resto de la humanidad como si la suya se tratara de una verdad absoluta. Así el fundamentalismo católico se coló reforzando necesidades que parten del miedo, de la incertidumbre y de la búsqueda de respuestas.

¿Acaso no anida en sectores eclesiásticos la intrínseca manera de arrebatar al resto la posibilidad de reflexionar y de decidir en forma personal?.

El mismo papa Francisco afirmó en una entrevista concedida al semanal católico Tertio: "Todas la religiones tienen grupos fundamentalistas. Todas. Nosotros también". Siempre hay un grupito que destruye desde su fundamentalismo".

La organización presenta su dogma central como el ideal para el ordenamiento de la existencia humana. Para los fundamentalistas católicos, el contenido de la fe es secundario y su preocupación principal siempre ha sido ver a quién obedecer, y no reflexionar de manera madura sobre la fe cristiana. .

El peligro de los sectores más conservadores de la Iglesia, es la base de un concepto estático de tradición que mantiene muchos enunciados doctrinales de los inicios del cristianismo, y por lo tanto, terminan aislándose de los problemas reales del mundo actual. Hay infinidad de católicos que no quieren estar sometidos a una jerarquía cada vez más desprestigiada.

Gugliemo Bosello, vocero de los Focolares en la central romana decía: "Nosotros no somos una secta. Estamos con la jerarquía". El problema es que hay que ver qué jerarquía.

* "Ninguna mujer está a favor del aborto. No existe en nuestro ordenamiento jurídico ninguna disposición que se pueda invocar para sostener que el Estado argentino debe reconocer un derecho absoluto a la vida desde la concepción. La despenalización y la legalización del aborto temprano no vulneran nuestras leyes ni el derecho internacional. En cambio, sostener la respuesta penal para resolver cuestiones de salud y lesionar autonomías, va en contra de distintas convenciones de derechos humanos" - Centro de Estudios Legales y Sociales.