17 - May -2018 - 15:22
FacebookTwiter Vuelo aéreo
Política

APTA INICIÓ ACCIONES ADMINISTRATIVAS Y JUDICIALES CONTRA EL MINISTERIO DE TRANSPORTE


Manifiestan que el gobierno está llevando adelante una equivocada e imprudente política aerocomercial.


Maria Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


APTA (Asociación de Personal Técnico Aeronáutico) denuncian al Ministerio de Transporte de la Nación por imprudentes políticas aerocomerciales como la incorporación de low cost.

Los profesionales hicieron visible la falta de mayores normas de seguridad y se niegan a regirse por la Regulación Latinoamericana de Aviación (LAR) que intenta imponer el gobierno a través del Ministerio de Transporte. Al respecto expresaron "nuestras normas (RAAC) ha sido reconocidas mundialmente por ser superiores".

El Secretario Gral. Gremial, Ricardo Cirielli, declaro que iniciaron acciones administrativas y judiciales en defensa de un modelo aerocomercial que beneficie al país y no a grandes empresas o pseudoempresas que sólo buscan mayores ganancias.

En un comunicado de prensa detallaron: "están cambiando radicalmente nuestras regulaciones aeronáuticas y lo están haciendo para peor. Están perjudicando los estudios de formación de los Técnicos Aeronáuticos y Aviónicos, sus habilitaciones y su trabajo profesional. Largamente consolidados en nuestra actividad y de probada eficacia en sus exigencias, calificación y resultados, para cumplir con excelencia sus obligaciones. Situación que ha puesto a nuestro país entre los mejores a nivel mundial, respecto de su seguridad operacional. APTA ha defendido y continuará defendiendo hasta lo imposible la vigencia de las normativas RAAC. Enfrentándose a todos los poderes gubernamentales representados por el Ministro de Transporte y el titular de la ANAC que impulsan los reemplazos de las normativas RAAC por LAR; como, así también, al fuerte lobby de los nuevos poderes empresariales, que la política aerocomercial contraría a los intereses nacionales desplegada por este gobierno, ha permitido que penetren masivamente en nuestro país. Compañías o seudo-compañías, en su mayoría extranjeras y muchas Low Cost, que presionan por cambios en las normativas aeronáuticas, para incrementar su rentabilidad y ganancias, a cualquier costo: degradando temerariamente las tareas de mantenimiento y nuestra seguridad aérea, precarizando y flexibilizando nuestra fuerza de trabajo y, llevándonos a cobrar salarios de subsistencia o aún menores".