12 - May -2018 - 10:50
FacebookTwiter Vaca
Política

EL GOBIERNO PROFUNDIZA EL VACIAMIENTO DEL SENASA


Oficializó una norma que crea la figura de entidades autorizadas para el control sanitario de la hacienda.


Maria Falcó
mariafalco.bsas@gmail.com


El día jueves, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad (SENASA), publicó en el boletín oficial la resolución 162/2018, en la que anuncia que los establecimientos de engorde de corral deberán emitir de forma obligada por autogestión los documentos de tránsito electrónico (DT-e) para el traslado de animales.

Dentro de la obligatoriedad publicó dos opciones: 1) El productor emite el DT-e por autogestión, consignando la hacienda a un intermediario determinado.

2) El productor autoriza al consignatario a emitir DT-e de su Renspa, y éste intermediario deberá realizarlo por autogestión obligatoria.

Ambos puntos son preocupantes ya que el gobierno nacional continúa profundizando la medida de vaciamiento del SENASA con el justificativo de "desburocratización". ¿Quienes son ahora las entidades que tendrán en sus manos el control sanitario que recae en la alimentación de los/as argentinos/as?.

Según la publicación oficial, podrá autorizar según razones de oportunidad, mérito y conveniencia, a entidades agropecuarias, sociedades rurales, cámaras, universidades y/u otros organismos que estime conveniente a la emisión de los DT-e mediante la herramienta de autogestión del SIGSA siempre que cuenten con la autorización expresa del productor agropecuario y ello no resulte incompatible con las restantes acciones sanitarias que desarrolle con relación al Senasa.

El documento también determina que los administradores y médicos veterinarios de feedlots son solidariamente responsables de las irregularidades productivas y administrativas que se pudiesen llegar a registrar en tales establecimientos.

Con referencia al punto de control veterinario, en la semana, el Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires se adhirió a otros profesionales del sector en reclamo por los inminentes y arbitrarios despidos realizados en el SENASA y se mostraron críticos con la degradación institucional que se viene llevando acabo.

De ahora en más el Estado no es responsable del control animal y queda en mano de los particulares.