03 - May -2018 - 2:04
FacebookTwiter Desobedientes, colectivo
Sociedad

HISTORIAS DESOBEDIENTES, DESDE ADENTRO


Colectivo formado por hijas, hijos y familiares de genocidas por la Memoria, Verdad y Justicia. (Vídeo)


Lorna Milena
milenegra35@gmail.com


Historias desobedientes y con faltas de ortografía, es un colectivo formado por hijas, hijos y familiares de genocidas, por la memoria la verdad y la justicia.

Hace casi un año surgió como colectivo, después que la Corte Suprema de Justicia fallara a favor del 2x1, beneficiando a un condenado por crímenes de lesa humanidad.

El 10 de mayo de 2017, en protesta por aquel fallo, salieron a la calle a manifestarse cientos de miles de personas, y entre ellas, pero aún sin conocerse, les integrantes del colectivo Historias Desobedientes .

Habían pasado algunos días cuando una nota periodística: "Marché contra mi padre genocida", fue el catalizador para muchas de nosotras, lo recuerdo bien… nos dio la pauta que "ahí afuera" había quienes cargaban una mochila semejante a la nuestra.

Liliana Furió y Analía Kalinec ya se conocían; venía juntas contando sus respectivas historias y a la espera que aparecieran más hijes atravesades por circunstancias similares. Los comentarios que lectores dejaban en aquella nota fueron el punta pie de inicio. Uno de ellos, firmado por Laura Delgadillo, redujo con simpleza contundente: “Me siento identificada” y abrió una puerta que ya no volvería a cerrarse.

Una tras otra llegaron nuevas compañeras, el camino estaba iniciado y decidieron usar una página de facebook que Analía creo cuando empezó a escribir sobre lo que le pasaba:Historias Desobedientes y con faltas de ortografía; así adoptaron el nombre y ese día empezó a definirse la "identidad" del colectivo.

Llegó la primera participación social. En una marcha y con bandera, el 3 de junio de 2017 "Historias Desobedientes " latía en las calles con el "Ni una menos". No fue casual, la mayoría de las integrantes, eran y son mujeres.

La frase "Hijas e hijos de genocidas por la Memoria, Verdad y Justicia" se destacaba en la bandera de "Desobedientes", encolumnada por mujeres, y llamó la atención de Biabiana Reibaldi, hoy compañera, que buscó durante años quienes comprendieran su historia.

Como sabemos, en todo inicio y formación de un colectivo se multiplican las distintas maneras de trabajar, de observar, de pensarse y hasta, inesperadamente, llegan algunas divisiones. A esta altura ya habría dos colectivos más en formación que también agrupa a hijas, hijos y familiares de genocidas. Pero hay un eslabón que no se suelta, une y confluye en la misma búsqueda "memoria verdad y justicia", con la firme convicción de: NO NOS RECONCILIAMOS.

Historias Desobedientes presentó el 7 de noviembre del año pasado, en el Congreso de Nación, un Proyecto de Ley de Modificación del Código Procesal Penal. En el código están los artículos 178 y 242, que prohíben denunciar y declarar contra un padre, aunque este haya cometido cualquier tipo de delito.

Lo que pedimos es la modificación de estos dos artículos para que esa prohibición se levante en el caso de crímenes de lesa humanidad.

En el caso de Analía, se llevaba a cabo el juicio a su padre y la querella tomó un artículo periodístico para incluir en la causa: “¿Vos qué hiciste en la dictadura, papá?, pero fue desestimada por el tribunal. De todas formas, al haber otros testigos y pruebas contundentes, que completaban la causa, fue condenado a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad.

No es el caso de Pablo Verna, que es el único testigo que sabe que su padre participó de los vuelos de la muerte, inyectando y anestesiando a los detenidos para luego ser arrojados al mar. El padre de Pablo está libre y no está investigado, lo que resulta aberrante.

La necesidad de la modificación de estos artículos es para que la justicia respalde la decisión de cualquier hija, hijo o familiar de genocidas a romper con el mandato de silencio y poder denunciar o declarar. Aún son muchos los cómplices y partícipes de los crímenes de la dictadura cívico-militar que no fueron ni acusados, ni enjuiciados.

Historias Desobedientes: "Nosotres no queremos crear falsas expectativas respecto de la información que tenemos, porque hasta el momento no tenemos más información que la que ya dimos, pero esto recién empieza y seguramente hay muchas hijas, muchos hijos que podrían tener algún tipo de información y podría sumarse a la labor de investigación. Para ello se necesita la aprobación del Proyecto de Ley presentado. Toda nuestra vida vivimos aplastados por un mandato de silencio que nos inmovilizaba e impedía decir que nuestros padres participaron durante la dictadura, es una mochila pesada de vergüenza, de culpa y sentimientos muchas veces imposibles de definir; no es una tarea sencilla asimilar y tolerar el pensar que tu propio padre es un torturador, o violador, o asesino… o que fue cómplice de estas aberraciones".

"En el colectivo hay diversas historias, múltiples formas de vincularse. Cada una/o tenía un tipo de relación con su padre. Existen vínculos de puro amor y buen trato y están quienes sufrieron distintos tipos y grados de violencias. Somos muchas/os quienes repudiamos el accionar de nuestros padres. Por eso rompemos con el mandato de silencio, desobedecemos y seguramente como nosotres habrá muchas/os más que guardan la opresión, el miedo e información para aportar. Hoy, es el mismo poder judicial, con la letra de ley quien ancla y reproduce el mandato de silencio, nos impide, mejor dicho, nos prohíbe declarar o denunciar".

"Una vez, en una marcha, se acercó una mujer, y me contó cosas de su padre; que había escuchado de la existencia de nuestra agrupación pero que tenía miedo, porque su padre seguía vivo y estaba impune, que ella podría tener información pero tenía mucho miedo. Nunca más la vi. El miedo, siempre el miedo. Pero a ninguno de estos genocidas les temblaría la mano a la hora de matar. Algunos días me acuerdo de ella y me pregunto: ¿cómo andará?. Sin el avance de la ley, el mandato de silencio al que nos sometieron nuestros padres, la justicia y la sociedad, sigue estando presente. Este colectivo es una respuesta, nos negamos a que la historia se repita".

Los cambios en las políticas de DDHH del gobierno actual, encendieron las alarmas. Desmantelamiento de los archivos, de la Secretaría de DDHH, resurgimiento de una amnistía disfrazada de prisiones domiciliarias, represión social, asesinatos por la espalda e impunidad.

"Como colectivo estuvimos en Mar del Plata el 5, 6 y 7 de enero, apoyando a los distintos organismos que se manifestaron en rechazo a la domiciliaria que le otorgaron al genocida Etchecolatz. Viajaron ocho de los integrantes del colectivo para apoyar la lucha de todos los organismos, y vecinos. También hemos adherimos al documento presentado en el TOF de La Plata con el pedido de derogación de esta domiciliaria, dada la cantidad de irregularidades. Son prisiones domiciliarias que no tienen ningún tipo de control por parte del estado. Por eso hablamos de amnistía encubierta. Al día de hoy son 542 los genocidas que se encuentran con prisión domiciliaria.”

Y no es de extrañar. La mano civil, los ideólogos de la dictadura genocida, son los que en este momento están en el gobierno. Los mismos que durante la dictadura se enriquecieron, los mismos que fueron parte. Y como la casualidad no existe hablan de "reconciliación"; concepto aplicable cuando hay dos partes en conflicto, imposible de llevar adelante ante una sociedad lacerada; se cometieron crímenes de lesa humanidad, son los crímenes más aberrantes que puede cometer un ser humano, ofende a la humanidad en su conjunto. Se utilizó el poder de fuego del estado para "eliminar" la resistencia a la negativa de imponer una política económica dirigida a enriquecer a los poderosos y empobrecer al resto, a la clase trabajadora.

La oligarquía argentina tiene el mérito de lo sanguinario, los sesgos del nazismo, el intelecto de lo sistemático, del exterminio y a eso también pertenecieron nuestros padres.

"Con orgullo podemos decir que no han logrado inculcarnos su odio y el desprecio, aquí estamos, en colectivo y desobedientes".

Video realizado por Ana Fraile

Página web de Historias Desobedientes